No a los Combustibles Fósiles

Principios de Guerra y Operaciones

Nueve Principios de Guerra

Apéndice A del Manual de Operaciones del Ejército de los E.E.U.U. (US Army FM 3-0, “Operations”), edición 2008

Los nueve principios de guerra representan los factores inmateriales más importantes que afectan a nivel estratégico, operativo y táctico la conducta de operaciones. El ejército publicó los principios de guerra originales después de la Primera Guerra Mundial. En los años siguientes, el ejército ajustó los principios modestamente conforme a su desempeño en las pruebas de análisis, experimentación y práctica. Los principios de guerra no son una lista de verificación. Aunque en general se les considera como operaciones, no se aplican de la misma forma a cada situación. En su lugar, resumen las características de las operaciones exitosas. Su mayor valor recae en la preparación de profesionales militares. Aplicado al estudio de campañas pasadas, operaciones mayores, batallas y enfrentamientos, los principios de guerra son herramientas poderosas de análisis. La Doctrina Conjunta agrega tres principios de operaciones a los Nueve Principios de Guerra tradicionales.

Objetivo

Cada operación militar debe ser decisiva, alcanzable y dirigida hacia un objetivo claramente definido.

A-1. El principio de objetivo guía a todas las actividades militares. A nivel operativo y táctico, el objetivo asegura que todas las acciones contribuyan a lograr el estado final del comandante mayor. Al dar inicio a cualquier misión, los comandantes deben entender claramente el resultado esperado y su impacto. El poder de combate está limitado; los comandantes jamás tienen la capacidad suficiente para atender cada aspecto de la situación. Los objetivos permiten que los comandantes se concentren en el poder de combate de las tareas más importantes. Los objetivos descritos con claridad promueven la iniciativa individual. Estos objetivos aclarar lo que los subordinados deben de lograr enfatizando el resultado por sobre el método. Los comandantes deben evitar acciones que no contribuyan directamente a lograr los objetivos.

A-2. El propósito de las operaciones militares es alcanzar los objetivos militares que apoyen el logro de los objetivos políticos globales del conflicto. En las operaciones ofensivas y defensivas, esto involucra destruir al enemigo y su voluntad para luchar. El objetivo de estabilidad o de operaciones de apoyo civil puede ser más difícil de definir; sin embargo, también debe quedar claro desde el principio. Los objetivos deben de contribuir directamente a los propósitos de las operaciones, de forma rápida y económica. Cada operación táctica debe contribuir al logro operacional y estratégico de los objetivos.

A-3. Los líderes militares no pueden separar el objetivo de los principios de restricción y legitimidad, particularmente en las operaciones de estabilidad. La magnitud de fuerza empleada para obtener el objetivo debe ser prudente y apropiada a los fines estratégicos. Los medios usados para lograr el objetivo militar no deben de dañar la voluntad de la población local para aceptar un gobierno legalmente constituido. Sin restricciones ni legitimidad, el apoyo a las acciones militares se deteriora y el objetivo se vuelve inalcanzable.

Ofensiva

Aprovecha, reten, y explota la iniciativa.

A-4. Como principio de guerra, la ofensiva es sinónimo de iniciativa. La forma más segura de lograr resultados decisivos consiste en aprovechar, retener y explotar la iniciativa. Aprovechar la iniciativa indica la naturaleza, alcance y ritmo de la operación. Aprovechar la iniciativa instiga al enemigo a reaccionar. Los comandantes utilizan la iniciativa para imponer su voluntad a los enemigos o adversarios o para controlar la situación. Aprovechar, retener y explotar la iniciativa son absolutamente esenciales para mantener la libertad de acción necesaria para lograr el éxito y explotar vulnerabilidades. Ayuda a los comandantes a responder con efectividad a situación que cambian rápidamente y novedades inesperadas.

A-5. En las operaciones de combate, la acción ofensiva es la forma más efectiva y decisiva de lograr un objetivo claramente definido. Las operaciones ofensivas son los medios por los que una fuerza militar aprovecha y retiene la iniciativa mientras conserva la libertad de acción y obtiene resultados decisivos. La importancia de la acción ofensiva resulta fundamental a través de todos los niveles de guerra. Las operaciones defensivas configuran operaciones ofensivas que economizan fuerzas y crean condiciones favorables de contraataque.

Concentración

Concentra los efectos del poder de combate en un lugar y momento decisivos.

A-6. Los comandantes concentran los efectos del poder de combate en tiempo y espacio para lograr resultados tanto destructivos como constructivos. Concentrar los efectos en el tiempo implica aplicar los elementos del poder de combate contra múltiples puntos decisivos simultáneamente. Concentrarlos en el espacio potencializa los efectos del poder de combate contra un único punto decisivo. Ambos tienen la capacidad de aplastar el oponente o dominar la situación. Los comandantes seleccionan el método que mejor se adapte a las circunstancias. Los efectos concentrados sobrecargan por completo al enemigo o fuerzas adversarias antes de que puedan reaccionar efectivamente.

A-7. Las fuerzas del ejército pueden concentrar efectos letales y no-letales rápidamente y a través de grandes distancias. Esto no implica que logren sus misiones con ataques masivos por sí solos. Las maniobras ágiles y fluidas basadas en una comprensión de las situaciones complementan los ataques. A menudo, esta combinación dentro de una sola operación logra lo que anteriormente demoraba una campaña entera.

A-8. En combate, los comandantes concentran los efectos del poder de combate contra una combinación de elementos críticos para la fuerza enemiga que logre romper su coherencia. Algunos efectos pueden estar condensados y ser vulnerables a operaciones concentradas en ambas, tiempo y espacio. Otros efectos pueden estar diseminados a través de la profundidad del área operativa, vulnerables sólo a efectos de concentración en tiempo.

A-9. La concentración aplica de igual forma a operaciones caracterizadas por el apoyo civil o estabilidad. Concentrar bajo estabilidad o uns operación de apoyo civil incluye proveer con las fuerzas adecuadas al momento y lugar adecuados para aliviar el sufrimiento o proveer seguridad. Los comandantes determinan las prioridades entre los elementos de un espectro de operaciones completo y destina la mayoría de sus fuerzas viables a las tareas más importantes. Concentran el poder de combate para producir rápidamente resultados significativos en áreas específicas, de forma secuencial de ser necesario, en lugar de dispersar sus capacidades a través de áreas extendidas logrando menos.

Economía de Fuerza

  • Destina el poder de combate mínimo esencial a esfuerzos secundarios.*

A-10. La economía de fuerza es el recíproco de la concentración. Los comandantes destinan sólo el mínimo necesario de poder de combate para conformar y sostener operaciones para que puedan concentrar el poder de combate para la operación decisiva. De esta forma se acepta prudentemente un riesgo. La toma de riesgos calculados resulta inherente durante los conflictos. Los comandantes jamás abandonan una unidad sin propósito. Cuando llega el momento de llevar a cabo la operación, todas las unidades deben tener asignadas tareas por ejecutar.

Maniobras

Pon al enemigo en una posición desventajosa a través de un uso flexible del poder de combate.

A-11. Las maniobras concentran y dispersan el poder de combate para mantener al enemigo en desventaja. Logra resultad que de otra forma serían más costosos. Las maniobras efectivas mantienen las fuerzas enemigas fuera de equilibrio al confrontarlos con nuevos problemas y peligros más rápido de lo que los pueden atender. Las fuerzas del ejército ganan y preservan la libertad de acción, reducen su vulnerabilidad y explotan el éxito a través de las maniobras. Estas son más importantes que el sólo disparar y movilizarse. Incluye el dinamismo, flexibilidad para aplicar todos los elementos del poder de combate. Requiere flexibilidad de pensamiento, planificación y operaciones. Las operaciones mantenidas por la estabilidad o apoyo civil, los comandantes emplean las maniobras para interponer las fuerzas del ejército entre la población y las amenazas a la seguridad y concentran las capacidades a través de la movilización.

Unidad de Comando

Para cada objetivo, asegurar la unidad de esfuerzos bajo la responsabilidad de un solo comandante.

A-12. Aplicar la fuerza de combate requiere de unidad de comando. La unidad de comando significa que un único comandante dirige y coordina las acciones de todas las fuerzas hacia un objetivo común. La cooperación produce coordinación, pero otorgarle la autoridad requerida a un solo comandante es la forma más efectiva de lograr la unidad de esfuerzos.

A-13. La unión de agencias, gobiernos y la naturaleza multinacional de las acciones unificadas crean situaciones donde el comandante no controla directamente todas organizaciones en área de operación. En la ausencia de una autoridad de comando, todos los comandantes cooperan, negocian y construyen un consenso para lograr la unidad de esfuerzos.

Seguridad

Jamás permitas que el enemigo logre una ventaja inesperada.

A-14. La seguridad protege y preserva el poder de combate. La seguridad resulta por las medidas de comando tomadas para protegerse de la sorpresa, interferencia, sabotaje, molestias y amenazas de vigilancia y reconocimiento. El engaño militar aumenta enormemente la seguridad.

Sorpresa

Ataca al enemigo al momento o lugar de forma tal que no se pueda preparer.

A-15. La sorpresa es el recíproco de la seguridad. Aporta la mayor contribución al elemento sorpresa. Resulta de tomar acciones para las que el enemigo no está preparado. La sorpresa es un factor multiplicador del combate poderoso pero temporal. No es esencial que las fuerzas enemigas estén por completo desprevenidas; sólo hace falta que tomen conciencia cuando sea demasiado tarde para reaccionar con efectividad. Los factores que contribuyen a la sorpresa incluyen la velocidad, seguridad de operaciones y capacidades asimétricas.

Simplicidad

Preparar planes claros sin complicaciones y órdenes claras y concisas para asegurar un entendimiento completo.

A-16. Los planes y órdenes deben ser sencillos y directos. Los planes sencillos y claros y órdenes concisas reducen los mal entendidos y la confusión. La situación determina el grado de simplicidad requerido. Los planes sencillos que se ejecutan a tiempo resultan mejor que los planes detallados ejecutados tarde. Los comandantes de todos los niveles pesan los beneficios potenciales de un concepto complejo de operaciones contra el riesgo de fracaso de los subordinados para entenderlo y ejecutarlo. Las órdenes usan términos y gráficos claros. Al hacer esto se comunican instrucciones específicas a los subordinados con posibilidades reducidas de malentendidos y confusión.

A-17. Las operaciones multinacionales apremian la simplicidad. Las diferencias de lenguaje, doctrina y cultura las complican. Los planes y órdenes sencillos minimizan la confusión inherente en este entorno complejo. Lo mismo aplica para las operaciones que involucran muchas agencias y organizaciones no gubernamentales.

Características del Combate de Guerrillas

Imagen del Ejercito de los E.E.U.U. FM 31-21

Capítulo 8, sección 102 del FM 31-21 del Ejército de los E.E.U.U., “Guerra de Guerrillas y Operaciones Especiales”

Imagen del Ejercito de los E.E.U.U. FM 31-21

a. Planeación. La planeación cuidadosa y detallada es un prerrequisito para las operaciones de combate de guerra de guerrillas. La planificación provee el ataque de objetivos seleccionados y operaciones subsecuentes diseñadas para explotar la ventaja obtenida. Adicionalmente, la alternación de objetivos se diseña para para permitir que las unidades subordinadas un grado de flexibilidad al tomar ventajas de cambios súbitos en las situaciones tácticas. Una vez que se haya comprometido a una operación el área de comando tiene capacidad limitada de movilizar rápidamente las unidades subordinadas hacia otras misiones. Esta falta de respuesta inmediata se debe a la escasez o inexistencia de equipo de radiocomunicaciones dentro de las unidades de guerrilla más pequeñas aunado al gran tamaño relativo de las zonas de acción. Por lo tanto, los planes deben ser cabales pero lo suficientemente flexibles para permitir a los comandantes responsables de la operación o serie de operaciones adoptar cursos de acciones alternativos previamente determinados para responder a contingencias.

b. Inteligencia. La base para la planificación es una información precisa y actualizada. Previo al inicio de las operaciones de combate, un esfuerzo de recolección detallada de inteligencia se hace en el área proyectada del objetivo. Este esfuerzo suplemente el flujo regular de inteligencia. Las provisiones se hacen para mantener al objetivo o área seleccionada bajo vigilancia hasta el momento de ataque.

c. Ejecución Descentralizada. Las operaciones de combate de guerrilla se caracterizan por una planificación centralizada y una ejecución descentralizada. La acción de todos los elementos de la resistencia se dirigen y coordinan por el comandante en área, mientras que a las unidades subordinadas se les permite la latitud más amplia posible de ejecución de operaciones.

d. Sorpresa. Las operaciones de combate de guerrilla acentúan la sorpresa. Los ataques se ejecutan en momentos y lugares inesperados. Se evitan patrones definidos de acciones. La ventaja máxima se logra al atacar las debilidades el enemigo. Las fuerzas guerrilleras aprovechan condiciones de baja visibilidad y clima adverso. La sorpresa puede aumentarse concurriendo durante actividades de distracción.

e. Acciones de Corta Duración. Usualmente, las operaciones de combate de fuerzas de guerrilla se caracterizan por acciones de corta duración contra el objetivo seguidas de una retirada rápida de la fuerza atacante. Se evita el combate prolongado desde posiciones fijas.

f. Ataques Múltiples. Otra característica de las operaciones de combate de guerrilla es el empleo de múltiples ataques sobre un área amplia por unidades pequeñas personalizadas para la misión particular. Esto no es un compromiso fragmentario de un grupo de unidades contra objetivos únicos pero un número de ataques dirigido contra varios objetivos o porciones del sistema del objetivo. Dichas acciones tienden a desviar al enemigo conforme a la localización real de las bases de guerrilla, causando que se sobre estime la fuerza de guerrilla y obliga a dispersar su área de vigilancia al contraatacar los esfuerzos de guerrilla.


Consider supporting our work by joining our mailing list, sharing & "liking" this page, and following us on social media.