No a los Combustibles Fósiles

De la Reforma a la Involución: Adaptación Profunda de Jem Bendell

Los ambientalistas promueven la reducción, re-utilización y reciclado de donde surgen las 3 Rs de la sustentabilidad, prácticas nobles, pero inconmensuradas con la dimensión de nuestra emergencia. Para mitigar mejor las graves crisis ecológicas y sociales, proponemos sustituir con las Rs de la resiliencia, renuncia y restauración. En el camino aprenderemos de las tres Is de la negación, las cuales han propiciado que estemos en este embrollo: ignorancia, interpretación e implicación. Abrevamos en el texto académico de Jem Bendell, Adaptación Profunda (Deep Adaptation), que exhorta a sus contemporáneos del área de la sustentabilidad profesional a dejar de darle vueltas al sistema irreparable y en su lugar prepararse para el colapso. Debajo de la superficie de su prosa plácida y formal, se implica la adopción de una necesidad más radical: el reemplazo activo del sistema industrial. Esto será menos una revolución y más una involución, transfiriendo el poder y toma de decisiones a las comunidades locales.

Jem Bendell

Jem Bendell

Bendell tiene una amplia experiencia formativa en los negocios y finanzas sustentables, con una lista impresionante de logros de trabajar 20 años en el campo. Cuando revisó y aceptó la ciencia climática por vez primera en 1994, llegó a las mismas revelaciones impactantes que nosotros: el límite de 2°C se eligió por razones políticas y no por razones científicas; ya nos salimos de la gráfica de nuestro presupuesto de carbono; la tecnología “verde”, gobiernos y décadas de ambientalismo “no han producido un efecto positivo”.

Como nosotros, reconoce que la irrupción catastrófica del clima y nuestro colapso social a corto plazo será inevitable, haciendo de su trabajo una irrelevancia. Progresos menores y una agenda que está más preocupada con el desarrollo industrial que con la sustentabilidad verdadera no tiene propósito si las ganancias se encogen al lado de las pérdidas. “Por ejemplo, discutir el progreso de las políticas de salud y seguridad de la White Star Line con el capitán del Titanic mientras se hunde en las aguas gélidas del Atlántico Norte no sería un uso sensato del tiempo”.

Bendell escribió sobriamente, “Deep Adaptation” para sus colegas inconscientes de la posibilidad de un colapso social a corto plazo o de la probabilidad de la extinción humana temprana, así que vale la pena leerlo por completo si los conceptos son nuevos para ti. Discutiremos algunos matices psicológicos de nuestro fracaso colectivo para efectuar un cambio, introduciremos la adaptación profunda del marco teórico de Bendell y lo relacionaremos con el objetivo de No a los Combustibles Fósiles.

Estados de la Negación por Stanley Cohen

Las Tres Is de la Negación

A menudo procesamos información de acuerdo a “perspectivas que deseamos para nosotros mismos y los demás, en lugar de lo que los datos sugieren que está pasando”. Las normas sociales exacerban esta auto-censura, conforme las personas temen que se perturbe la paz con lo mal que están las cosas. Los profesionales de la sustentabilidad ponen en riesgo sus carreras si cuestionan las narrativas vibrantes del “desarrollo” y “progreso”. El sociólogo Stanley Cohen ha elaborado un marco teórico de la negación en su libro States of Denial (Estados de negación). Más recientemente, el sociólogo Ron Kramer y autor John Foster han aplicado sus ideas a la negación del cambio climático.

Estados de la Negación por Stanley Cohen

Negación Ignorante

La Negación Ignorante1 se usa activamente para justificar la apatía o para proteger contra la realidad. Los ciudadanos acomodados se entregan al entretenimiento y diversión mientras saben que están disociados de la realidad. Las distracciones no sólo incluyen las telenovelas y deportes, pero también los noticieros corporativos y los espectáculos políticos. Aceptar ciegamente la carga de los memes de una subcultura o tribu política, sin emplear el pensamiento crítico, es una forma de evasión de las verdades difíciles como lo podría ser el rehusarse a pensar.

Negación Interpretativa

La negación interpretativa acepta los hechos, pero les da un significado diferente al normal. El negador honestamente cree en esta interpretación inusual o puede minimizar cínicamente el discurso. Los “escépticos” del cambio climático emplean la negación interpretativa cuando admiten el impacto del industrialismo, pero aseguran que brindará beneficios para el crecimiento de plantas y con temporadas invernales donde se pueda tomar el sol.

Negación Implicativa

Los ambientalistas no suelen prestarle atención a la negación ignorante o interpretativa, pero sí para la negación implicativa, aceptando y entendiendo plenamente los hechos, pero evitando las conclusiones lógicas. Por supuesto, las personas razonables pueden debatir esas conclusiones, pero la mayoría estaría de acuerdo con la Evaluación de Foster: “Dar un chapuzón en las iniciativas de los Pueblos en Transición, firmando peticiones en línea o renunciando a los vuelos, hay formas incontables para que las personas “hagan algo” sin afrontar seriamente la realidad del cambio climático”. Llevar a cabo una vida moral y satisfactoria requiere que se contemple con toda honestidad las implicaciones de nuestras crisis ambientales. Sólo con el rechazo de las avenidas más transitadas de la negación se puede elegir un camino significativo. No sólo los individuos, sino organizaciones ambientales enteras participan en la negación implicativa. Desde las grandes ONG verdes que proliferan con las donaciones que destinan a influenciar la legislación hasta los activistas rudimentarios que aumentan la publicidad de los cierres obstructivos, los grupos quieren sentirse y parecer efectivos. Pero la destrucción ecológica es intimidantemente vasta en escala y va hasta lo profundo de la estructura de los negocios ordinarios; en contraste, los movimientos expuestos típicos, las acciones directas de merma difícilmente pueden lograr un cambio sustancial.

Los activistas llegan al punto de concretar acuerdos ambientalmente fatales por considerarse los únicos objetivos viables o abandonar los objetivos sistémicos de largo plazo para lograr victorias pequeñas, un proyecto a la vez. Pocos reconocen que la guerra se está perdiendo; aún menos contemplan las implicaciones de sus acciones futuras. Los individuos y grupos evaden los análisis de su eficacia en las latitudes del “estoy haciendo algo”. Aunque tal autoengaño es entendible para subir la moral en medio de un trabajo ingrato y pérdidas desgarradoras, termina por debilitar al movimiento. Negar la realidad para sentir que nuestro trabajo hace una diferencia es algo peligroso y en última instancia insatisfactorio. Debemos hacer que nuestras acciones sean verdaderamente efectivas.

Transición a una mejor vida

Descenso catastrófico

Extinción humana temprana

Eligiendo Nuestro Marco de Referencia

Los humanos no son tan racionales como nos gustaría creer. Bendell delimita el rango de los escenarios imaginados por aquellos que aceptan algún tipo de colapso como probabilidad: - Transición a un estilo de vida post-consumismo benéfica - Descenso catastrófico sin esperanza a un futuro tolerable - Extinción humana temprana

Transición a una mejor vida

Descenso catastrófico

Extinción humana temprana

Las personas eligen y asignan probabilidades y tiempos a estas alternativas basándose en su preferencia por una historia particular que en los datos y análisis. Bendell elige interpretar los hechos como una indicación de un colapso inevitable, catástrofe probable y extinción humana posible. Nuestra necesidad psicológica de tener propósito ejerce una influencia en las historias que elegimos creer en torno al colapso. George Marshall explica que los humanos “invertimos esfuerzos en nuestras culturas y grupos sociales para obtener un sentido de permanencia y supervivencia que supere la muerte”. Inconscientemente tememos no sólo al peligro personal inmediato del colapso, pero a la muerte que amenaza la pérdida de la sociedad entera a la que podríamos contribuir.

Algunos rechazan la idea del colapso social porque al aceptarla perderían todo su significado y propósito en la vida; otros la adoptan como un pretexto para la inacción y auto-indulgencia. En contraste, aquellos con la disposición para adoptar la responsabilidad adulta dan la bienvenida a la oportunidad de dejar un legado de alcance y longevidad sin precedentes. Pueden impactar no sólo a la sociedad más inmediata, sino al futuro de toda la vida.

No podemos conocer el destino de la humanidad con certeza, ya sea que atravesemos una transición relativamente suave hacia un descenso prolongado o suframos un colapso doloroso o que nos extingamos por completo. Pero vivir con la mente en un escenario extremadamente improbable y completamente prevenible donde la vida desaparece hasta el nivel bacteriano hace que nuestras acciones sean importantes. A mayor abundancia biológica y biodiversidad que logre atravesar el cuello de botella del industrialismo, más sano será el futuro de los supervivientes. Si la sociedad tal como la conocemos colapsa, entonces habrá más biósfera intacta, será más fácil la supervivencia de los humanos que tengan que volver a comenzar. Si nuestra especie se extingue, entonces habremos ocasionado menos daños en el camino y las otras especies podrán resurgir mejor. Ya que la recuperación de las extinciones masivas toma millones de años, salvar especies o hábitat de la destrucción deja un legado permanente. Se nos da ambos, una responsabilidad pesada y una oportunidad única para tener propósito en la vida.

Las Tres Rs del Colapso

La “adaptación profunda” que propone Bendell acepta que es inevitable el colapso a corto plazo y evita la negación implicativa al preguntar “¿qué hacemos?” con los ojos bien abiertos. Sus respuestas giran en torno a identificar los valores nucleares que queremos retener conforme construimos culturas nuevas. No intenta explorar detalles específicos de la agenda de la adaptación profunda (para no reforzar la ilusión de que somos capaces de controlar o manejar las condiciones), pero provee de un marco de referencia:

Plantar árboles: trabajo comunal signifcativo en la naturaleza
Trees Atlanta

Resiliencia

¿Cómo mantenemos lo que en verdad queremos mantener?

En las discusiones institucionales, la planeación de “resiliencia” suele enfocarse a mantener una aproximación cercana al estado actual (BAU, Bussiness As Usual), junto con el “desarrollo” y el crecimiento económico. Pero si el “progreso” material es incompatible con la sostenibilidad, su búsqueda es contraproducente.

En su lugar, preferimos tomar la comprensión psicológica de la resiliencia como la habilidad de “levantarse” de las dificultades o pérdidas. En este marco, priorizamos las normas sociales y comportamientos que valoramos para retenerlos (o sobre los que podamos mejorar). Estas quizás puedan incluir la seguridad y estabilidad, física y mental, salud, relaciones con familia y amigos, trabajo significativo, espiritualidad e interacción con el mundo no-humano.

Plantar árboles: trabajo comunal signifcativo en la naturaleza
Trees Atlanta

Renuncia

¿Qué debemos de dejar atrás para que las cosas no empeoren?

Nuestro estilo de vida actual nos ha llevado al punto del colapso. Si nos aferramos a él, caeremos mucho más duro. Para mantener lo que en realidad queremos, debemos de abandonar muchas de nuestras expectativas y costumbres. Necesitamos acabar rotundamente con la minería, pesca, tala, agricultura, transporte, manufactura y consumo industrial. Quizás tengamos que retirarnos de los asentamientos más densos, las costas, desiertos y otras áreas que serán inhabitables en un planeta sobre-calentado.

De una u otra manera, nuestras prácticas insostenibles deben cesar. Renunciar a ellas voluntariamente, lo más temprano posible, promete que los individuos, familia y comunidades la mayor autonomía y tiempo para aprender de los errores.

Restauración

¿Qué podemos devolverle a la tierra para sortear dificultades y tragedias?

Bendell sugiere que los paisajes regresen a su estado silvestre, cambiar dietas, redescubrir formas no-electrónicas de juego y relocalización. El industrialismo erosionó no sólo las bases de la vida no-humana, sino también de la cooperación humana. Cualquier lugar que mires, hay trabajo que debe hacerse restaurándose el mantillo de los suelos, estableciendo policultivos perenes

<figcaption>
    <p>

    Policultivos perenes
    <br>
    <a class="attr" href="https://farmerscrub.blogspot.com/2014/07/perennial-greens-planting-plan.html"> 
        Permacultura, Policultivos Perenes y Resistencia
    </a> 
    </p> 
</figcaption>

, reforestando, derribando represas y defendiendo especies y hábitats. Las comunidades necesitarán de las habilidades post-petróleo, práctica trabajando en equipo y ubicación de todo, incluyendo alimento, energía, educación, toma de decisiones, construcción, intercambio y cumplimiento normativo.

Conclusión: Ser proactivo

“Al abandonar la esperanza de que continuará una forma de vida, abrimos el espacio para esperanzas alternativas.”Tommy Lynch

Bendell, junto con otros pensadores críticos, anticipan un colapso social inevitable, probable destrucción catastrófica de las comunidades humanas y una posible extinción humana temprana. Las élites quieren “proteger” al público de tales análisis, y temen que se instigue la desesperanza, consternación y desolación. Tal paternalismo es lógico en las películas de Hollywood, donde los desastres descienden sobre las víctimas pasivas con destinos de guion que a menudo terminan en muertes horripilantes. Pero en la realidad, la desesperanza y desolación son respuestas adecuadas a nuestro predicamento, y pueden ser los precursores necesarios que apuntalen la acción. Bendell ha descubierto que al compartir este análisis con estudiantes en el marco de un entorno comprensivo no termina en la apatía o depresión, sino en la concentración positiva para dar pasos adelante. Cualquiera que sea el escenario que se desarrolle, todavía podemos minimizar y mitigar los riesgos y daños. Al elegir lo que queremos retener, lo que queremos dejar atrás y lo que debe restaurarse, cambiamos del papel de víctimas al de protagonistas en nuestro destino y el del planeta.

A pequeña escala, las personas adoptan la simplicidad voluntaria, preparándose lo mejor que pueden y a sus comunidades para el colapso. Trágicamente, a escala internacional, la sociedad no muestra signos de transformación voluntaria hacia una forma de vida sana y sostenible; en realidad pisa el acelerador de su experimento de locos. 7.7 mil millones de seres humanos se aferran a una extensión sobrepoblada de la escalera que se sostiene sobre los sistemas ecológicos que resguardan la red de vida. Aun así, a cada día nuestra sociedad despedaza esa red y lanza a los cielos miles de basamentos para hacer más escaleras mientras aumenta sus números en 227,000 nacimientos a cada día. Por cada paso que los individuos proactivos hacen para descender a suelo firme, el globalismo industrial eleva diez escaleras a los cielos.

Una implicación radical pero inevitable corre a través del trabajo de Bendell: ya que el colapso es inevitable, mientras más rápido suceda el efecto será más sutil sobre nuestra transición colectiva. El sugiere que las personas “se junten en solidaridad para que reduzcan o derroquen al sistema que exige que participemos en la degradación ambiental”. No es suficiente con que renunciemos como individuos, debemos de aflojar a la fuerza el puño asesino del industrialismo. La liberación de comunidades humanas y no-humanas de la explotación de los combustibles fósiles abrirá un espacio para la relocalización y restauración. Salvar hábitat y especies de la exterminación beneficiará a los seres futuros, humanos y no-humanos.

Si estás listo para dar un paso en la involución y dejar atrás el legado de mayor riqueza y supervivencia posible, entonces lee más acerca de cómo frenar los combustibles fósiles y cómo puedes involucrarte en nuestro trabajo.

Más lecturas


  1. Cohen lo llama “negación literal”

Apóyanos en nuestro trabajo suscribiéndote a nuestra lista de correo, compartiendo, dando "like" a esta página y siguiéndonos en nuestras redes sociales. Estás en libertad de publicar el artículo bajo la licencia Creative Commons licensed atribuyendo créditos y una liga a la página original.