No a los Combustibles Fósiles

Entrevista a las ecosaboteadoras Ruby Montoya & Jessica Reznicek

Descarga mp3

Jennifer Murnan y Max Wilbert entrevistaron a Ruby Montoya y Jessica Reznicek tras la rueda de prensa donde declararon su responsabilidad por múltiples incidentes de sabotaje al Oleoducto Dakota Access Pipeline y los equipos de construcciónD. Escucha el audio o lee la traducción.

Jennifer: Primero, les agradezco por tener esta conversación el día de hoy, Jessica y Ruby. Podrían decirnos un poco de quiénes son ustedes.

Ruby Montoya y Jessica Reznicek

Ruby: Mi nombre es Ruby. Tengo 27 años. Me enteré de la construcción del DAPL cuando trabajaba como maestra de preescolar en Boulder, Colorado lo cual me motivo a renunciar a mi trabajo e ir a Standing Rock. Estaba siguiendo de cerca el asunto. Cuando llegué a Standing Rock sentí un gran alivio y confort al ver a tantas personas dispuestas a hacer cualquier tipo de trabajo que fuera necesario.

Vi que Standing Rock era un lugar muy bien organizado y me percaté que se habían detenido otras 1,200 millas del oleoducto. Leí un artículo noticiero en un periódico local de Iowa que Jessica Reznicek había empezado un campamento por su propia cuenta en el Río Mississippi, la vía fluvial más más grande aquí en los E.E.U.U. al norte del continente. Fui allí, al Río Mississippi. Me conecté inmediatamente, con la disposición de hacer lo necesario.

Trabajé en los medios y participé en boicots y marchas y con todo el modelo de desobediencia civil, y ahora aquí me encuentro el día de hoy hablando contigo.

Jessica: Mi nombre es Jessica Reznicek, 36 años de edad. Empecé a adentrarme en el activismo con gran seriedad hace seis años durante el movimiento de Occupy Wall Street. Me uní al movimiento Zuccoti en Nueva York. Cuando aprendí que de vuelta en casa, en la ciudad de Des Moines, Iowa, había un movimiento local de Occupy, regresé y me incorporé. Empecé a trabajar incansablemente en las campañas de Occupy a nivel local en Iowa, la capital del estado y distintos comités.

Gracias a ese movimiento, conocí a los Trabajadores Católicos quienes estaban al frente de la lucha local aquí. Durante seis años he estado participando y trabajando en la resistencia vía la casa de Trabajadores Católicos de Des Moines y había colaborado en muchas campañas de oposición, desde movimientos anti-guerra, para salvar el planeta e incluso, ¡salvar a la raza humana!

Conocí a Ruby el verano pasado aquí en Iowa. Ha sido un viaje increíble con las dos juntas y estoy feliz de compartir las travesías hasta este punto.

Jennifer: Cuando ustedes dos se conocieron, ¿encontraron intereses e inspiración en común?

Jessica: Creo que así fue como Ruby y Yo terminamos juntándonos. El punto final para tanto Ruby como para mí era detener ese oleoducto y de forma pacífica y no-violenta, y explorar y agotar las vías tradicionales de acción. Cientos de miles de personas se opusieron a este oleoducto, así que no sólo eramos Ruby y yo quienes estábamos preocupadas por el asunto, pero nosotras logramos entendernos. Nuestras personalidades se entienden.

En el invierno hicimos una huelga de hambre en las oficinas de los servicios públicos de Iowa, boicots, marchas y bloqueos. Nuestra posición en el Mississippi fue notoria por los bloqueos, los cuales fueron efectivos. Fue entonces que saboreamos la sensación de éxito.

Uno de los bloqueos que hice con otra amistad cercana fue en una obra en construcción, perforamos la obra del Río Mississippi del lado de Iowa. Nos encadenamos a un retroexcavadora y detuvimos la construcción en el punto de perforación por cerca de cuatro horas.

Ruby y yo tuvimos conversaciones importantes después de eso, fue genial detener una obra en construcción por cuatro horas, pero en última instancia necesitamos más. Necesitamos frenar la construcción no sólo por días, pero por semanas y meses para lograr el propósito final de clausurar este oleoducto y que los inversionistas abandonen la obra. Ruby y yo estábamos en sincronía.

Jennifer: Han sido muy valientes. ¿De dónde sacan esa fuente de valor?

Ruby: Directamente de mi corazón. Me he esforzado por detener mi interés en estos temas. Honestamente no puedo. Me he involucrado en más campañas después de DAPL, y esas también requieren valentía, pero no puedo permitir que esto continúe. Toda esta destrucción necesita detenerse, de forma rotundamente absoluta. Pero en Standing Rock vi que DAPL sería un punto de cambio particular para muchas cosas, y todavía debemos ganar la victoria.

Para mí y para muchas personas, el objetivo final era detener el oleoducto. Eso es lo que me motivó para actuar de esa manera. Ya había agotado todas las otras tácticas.

Fui una maestra de preescolar y amaba a los niños. (toma una pausa y libera un suspiro). No les estamos dejando nada. Da miedo, es aterrador lo que todos están viviendo y veo mucho temor que inhibe a las personas a actuar. Yo también tenía miedo, pero debía hacerse. Es por eso que estoy aquí hablando contigo ahora, por que éstas son las conversaciones que debemos de tener, como colectivos y en la totalidad de la sociedad. ¿De qué forma podemos detener con efectividad la profanación del mundo que continua a cada día?

Jennifer: Esas son las preguntas que todos debemos de hacernos, y agradezco que las estás planteando. Gracias.

Max: La pregunta de cómo los podemos detener es crítica. También lo es reconocer que cuando nuestras acciones no funcionan, debemos de hacer algo diferente. ¿Qué pensabas conforme te acercabas a tomar la decisión de actuar como lo hiciste y qué fue lo que finalmente terminaste haciendo?

Ruby: Cuando nos encadenamos pudimos probar lo que se sentía detener una obra en construcción. Un día, después de un retroceso que sucedió en el Río Skunk, Jessica y yo nos juntamos y tuvimos la idea de descomponer los motores de maquinaria pesada.

Lo estuvimos pensando todo el día … qué pasaría si le quitamos la gasolina a aquella cosa … no sabemos cómo hacerlo. Entonces, ¿por qué sencillamente no lo quemamos? Ok, sé como prender un fuego. Lo prendes con un cerillo. Llevar a cabo esa acción fue una experiencia realmente liberadora y fortalecedora como individuo. Logré hacer una diferencia y contribución real bajo mis propios estándares como persona.

Así que psicológicamente luchas contra el miedo, porque todos vivimos en un sistema opresor. Es algo que tenemos que superar. De otra forma sólo va a continuar y nuestra opresión va a continuar. Nos debemos de liberar a través de nuestras propias acciones.

Jennifer: Noté que su declaración hace una distinción entre seres vivos y objetos al momento de discutir la violencia. Ustedes dicen que la destrucción de infraestructura no es violencia.

Jessica: He intentado mandar este mensaje a la comunidad de activistas aquí en Iowa y en todos lados. Nuestra cultura y sociedad, y nosotros como personas, ponemos mucho énfasis en la propiedad, pero debemos de empezar por entender que esas máquinas están destruyendo la tierra, a las personas y a todos los habitantes del planeta. Debemos de salir de este paradigma donde colocamos la propiedad en un pedestal tan elevado, especialmente cuando esa propiedad está destruyendo cada recurso natural que tenemos disponible y no deja ninguno a las generaciones que vendrán.

A las personas les resulta muy difícil de entender que realmente Ruby y yo estábamos previniendo la destrucción. Me gusta concentrarme en el mejoramiento de la propiedad que hemos logrado contra la destrucción de propiedad. A cada instante, actuamos desde el corazón y desde nuestro espíritu y con toda la vida del planeta en mente. Absolutamente ninguna vida estuvo en peligro mientras llevamos a cabo nuestras acciones y de hecho nuestro objetivo ha sido salvar vidas.

Max: Los métodos que nos enseñan ser aceptables para cambiar el mundo usualmente no amenazan a aquellos en el poder. No creo que se deba a una equivocación. Por ejemplo, se nos enseña la historia de Martin Luther King en la escuela, pero no aprendemos de las Panteras Negras ni Malcolm X. Estudiamos la lucha contra el apartheid pero no que Nelson Mandela organizó y cometió sabotaje llevando a cabo acciones que causaron que se le acusara de terrorista por los gobiernos de E.E.U.U. y Sudáfrica.

Tienen una historia y antecedentes como activistas que han hecho todo lo correcto y hacer del mundo un lugar mejor. ¿Cuál es su entendimiento de cómo sus acciones se adecuan a la historia de los movimientos sociales y las personas que reciben el llamado para hacer lo correcto aunque pueda caer en lo ilegal?

Ruby: Tengo pocos conocimientos de las Panteras Negras. Conozco la narrativa de que el gobierno se apodera de todo, pero no sabía de que Nelson Mandela había organizado sabotajes. ¡Eso es increíble!

Para mi fue algo muy personal. Tenemos que hacer lo correcto. Vivo aquí, en los E.E.U.U., un país que perpetúa la violencia en todo lugar, incluso aquí mismo. Vi que tenía oportunidad de actuar de esta manera y eso fue lo que me motivó.

Jessica: No se nos enseñan estas cosas, así que Ruby y yo nos sentimos aisladas o alejadas del movimiento mayor cuando nos decidimos a llevar a cabo estas acciones. Eso resulta un hecho muy desafortunado, no sentir solidaridad con una narrativa histórica. Desafortunadamente, gran parte de nuestra energía se va en defendernos a nostras mismas del propio movimiento y nos ponemos a pensar por qué… es desalentador cuando no sé si recibiré el apoyo de los activistas anti-oleoductos.

Revivimos estas historias. Afortunadamente he estado trabajando de cerca con el Movimiento Católico de Trabajadores por seis años, el cual tiene una rica historia y tradición de destrucción de propiedad vía narrativas bíblicas. He adoptado esta tradición y encontrado mi pequeño nicho.

Vivo en una pequeña comuna intencional aquí en Des Moines, y cuando tuvimos nuestra rueda de prensa hace unos días, nos apoyaron inmediatamente nuestros amigos y familia cercanos. Gracias al cielo. Básicamente se debe a una continua lucha histórica que empezó en la década de los 30 con Dorothy Day. Nos da algo a lo que nos podemos apegar y encontrar alguna legitimidad, la cual nos llega a dar muchos problemas en otros círculos. Eso se debe a la falta de información y falta de una educación en la infancia de estas historias.

Jennifer: Soy parte del Grupo de Apoyo a Prisioneros Políticos de Deep Green Resistance. ¿Qué necesitan ahora? ¿Qué necesitan en el futuro y cómo puedo ser parte de ello?

Ruby y Jessica: Antes que nada, ¡gracias!

Jessica: Muchas gracias. Los queremos. Gracias por preguntar. Ha sido muy confuso estos últimos días. Ruby y yo salimos de la cárcel ayer en la mañana por una liberación previa al juicio. Estamos buscando qué hacer antes de que … ¿quién sabe? los federales podrían llegar a nuestra puerta en cualquier momento.

Un objetivo está en hacer una página donde podemos publicar cosas como declaraciones conjuntas que Ruby y yo hagamos y anunciar futuras audiencias, fechas de juicio, acciones de solidaridad y apoyo a redes de información.

Nos representamos a nosotras mismas, pero tenemos a un abogado federal fantástico, Bill Quigley, de la Escuela de Leyes de Loyola de Nueva Orleans como consejero. Es un tipo increíble y muy abierto, pero nos gustaría encontrar a alguien aquí en nuestra zona que fuera más accesible y estuviera dispuesto a al menos ayudarnos a llenar las mociones o a comunicarnos con el fiscal y que fuera un consejero local en caso de que Ruby y yo seamos encarceladas y enfrentemos cargos graves. Es muy difícil trabajar desde el sistema de prisión, así que sería de gran valor tener un ayudante legal aquí con quien podamos trabajar.

Ruby: Sí, tan sólo la oferta de ayuda es asombrosa. Gracias por hacer lo que estás haciendo. Estoy segura de tener peticiones una o dos veces al mes una vez que esté dentro. Como dijo Jessica, si conoces a alguien para nuestra defensa legal en Iowa sería de gran ayuda. Estamos pasando momentos muy duros para encontrar un abogado en Iowa, este tipo de cosas no suceden aquí.

Max: No me viene nadie a la cabeza, pero tenemos algunos amigos en la comunidad legal, abogados activistas con quienes puedan hablar. En definitiva estaremos en contacto con ustedes.

A menudo hablar de forma abierta puede resultar peligroso. Intentan desmotivar a las personas de empatizar solidariamente y hablar de lo que han hecho. Quieren que todos nos mantengamos como individuos aislados en el sistema legal y que les tengamos miedo. ¿Por qué sintieron el llamado de exponer lo que hicieron, incluso al punto de decir que esperaban que otras personas consideraran actos similares como forma efectiva para defender al planeta?

Ruby: Porque realmente habíamos intentado todo, estábamos fritas. Había agotado todas mis posibilidades creativas. La campaña de NO DAPL se fragmentó muy rápido y perdimos el objetivo de frenar el oleoducto. Hace dos semanas The Intercept nos llamó para hacernos entrevistas por lo que tenía esperanza de que los objetivos de NO DAPL se mantuvieran vivos en los medios. Pero en su lugar, The Intercept se enfocó en la vigilancia ilegal de activistas.

Así que después de colgar, hablamos entre nostras y fue como “A la mierda, vamos a declarar” porque no detuvimos el oleoducto. Las dos nos sentimos personalmente responsables de ello, y esta es la última cosa que podemos hacer. Y sabes qué, la gente tiene que hablar de ello.

Recuerdo haberlo comentado con personas en quienes confiaba. Soy conocida en la escena activista y cultura de seguridad, pero se sintió como una imposición a no hablar basada en el miedo. Eso es terrible, porque necesitamos hacer este tipo de cosas. Aparentemente esta es la única forma en la que van a escuchar.

Anticipamos la repercusión de cada acción que tomamos. Aunque nos parece que estas repercusiones son injustas, estábamos completamente preparadas para aceptarlas considerando el juego mental que dice “te estás condenando a la cárcel ahora mismo”. Así que hemos estado listas para ir a la cárcel desde hace varios meses, y todavía nos sentimos apasionadas al respecto. No puedo olvidarlo porque esto continúa siendo de una importancia urgente y las dos tenemos la fortaleza mental para dar el paso adelante. Entonces, demos un paso adelante.

La gente necesita tener estas conversaciones. Es importante para nuestra propia evolución como personas plenas que podamos tener una perspectiva, ver qué sucede y ver hacia a donde va; ver lo que estamos haciendo y ver sí es efectivo. Queremos detener el oleoducto, queremos salvar los bosques ancestrales. Tenemos tantas batallas. Así que hagámoslo. Si los métodos que usamos no funcionan, cambiemos de métodos. No quedemos varados en un ego, celebridad o lo que sea.

Max: Habiendo leído sus declaraciones, francamente me sorprendió lo fácil que parece ejecutar algunas de las acciones. Recientemente fui a un evento con los Valve Turners (Cerradores de válvulas), las personas que cerraron los oleoductos de las arenas alquitranadas. Hablaron de la mala cultura de seguridad al momento de planear sus acciones. No comprendían cómo usar correctamente las tecnologías de encriptación. No hicieron un esfuerzo por mantenerse en súper secreto y tenían la expectativa de que los policías estarían ahí, esperándolos cuando llegaran al sitio donde llevarían a cabo sus acciones.

Pero los policías no estaban. La acción fue una completa sorpresa para las autoridades. ¿Podrían hablar de qué tan fácil son estos aspectos y cómo la mayoría de las barreras que enfrentamos para frenar la destrucción de la tierra están más en nuestras mentes y corazones que como peligro real?

Jessica: Por supuesto. No podría estar más de acuerdo contigo. Creo que hemos creado toda esta narrativa en nuestras mentes, de que el gobierno e industria opresores estaban escuchando todo lo que estamos haciendo, siguiéndonos a todos lados y que inevitablemente nos atraparían.

Ruby y yo fuimos muchas veces descuidadas. Quiero decir que aunque odio admitirlo, es cierto. Fuimos a estos lugares con conocimiento de nuestras investigaciones que hicimos en unas cuantas semanas y fuimos efectivas para detener la construcción por muchas semanas a través de un solo fuego o perforando una válvula.

Construimos nuestra confianza a cada momento. Fue increíble, realmente se puede lograr. A un nivel es insultante, pero se debe de aclarar. Ruby y yo actuamos completamente solas. Nadie más estuvo involucrado en ninguna de estas acciones. A la gente le resulta difícil de creer, “¿cómo pudieron estas dos mujeres hacerlo tan fácil?”.

Es cuestión de determinación. Es cuestión de acabar con los propios miedos y dudas y percepciones de que el imperio es inderrotable. En realidad son acciones que muchas personas podrían hacer. Esa es una de las razones principales por las que quisimos hablar y decirle al público, estas son acciones muy fáciles de hacer. Si Ruby y yo hubiéramos tenido un equipo que hubiera duplicado, triplicado o cuadruplicado nuestros números, sin duda hubiéramos detenido el oleoducto, honestamente lo creo desde el fondo de mi corazón, se hubiera logrado con más acciones como las que hicimos.

Ruby: Creo que esa narrativa está en nuestras cabezas, de que siempre nos están vigilando y blablabla, nos reprime. Se habla de la NSA y blablabla y sus programas de televisión con evidencia forense y que de esa forma es como atrapan a un criminal. Es mentira. Son unos incompetentes.

¿Alguna vez has hablado con un policía? Se les instruye a sólo seguir órdenes. No tienen pensamiento crítico. Y eso continúa y empeora con el tiempo.

Si estas actuando con integridad y utilizando tu propia inteligencia crítica, puedes hacer mucho bien. Reconocer que el miedo es opresión. ¡Libérate!

Max: Que palabras tan inspiradoras. Muchas gracias.

Jennifer: Muchas gracias. Ha sido genial estar aquí con ustedes hoy.

Ruby: Realmente apreciamos hablar contigo. Parece ser que tienen una red de solidaridad sólida. Eso da mucha esperanza; necesitamos ese tipo de infraestructura comunal. Así que gracias a todos.


Para aprender más acerca de Ruby y Jessica, lee su comunicado de prensa o nuestro resumen de sus acciones.

Publicado originalmente por DGR News Service


Apóyanos en nuestro trabajo suscribiéndote a nuestra lista de correo, compartiendo, dando "like" a esta página y siguiéndonos en nuestras redes sociales.